PURO SHOW


Gloomy en De grot Bar. Sabado 28 de Marzo 2009
marzo 31, 2009, 9:10 am
Archivado en: Uncategorized | Etiquetas: , , , , ,

Me he despertado a las 6 de la tarde después de una larga noche que se extendió hasta la mañana y bajo las escaleras de un bar en Seattle Washington en una noche de verano, me encuentro con un amigo que canta en la banda que tocará esta noche y luego de un rato veo a la mejor banda de Grunge que ha dado este planeta. En ese momento me pongo a pensar en por qué Sub Pop no ha fichado a esta banda en sus filas y justo allí me doy cuenta que no estoy en Seattle y que tampoco es 1990 sino que es Lima casi 20 años después.

Oh Dios!!. Qué ha pasado para que esté en este bar mirando a un grupo que tiene a un super baterista portador de la técnica de un grupo como Tool así como la precisión de un grupo como Quicksand, un bajista que tiene toda la onda y toca como una locomotora y a un front man que no necesita hacer mucho para demostrar la psicodelia, la acidez, la rabia y la tristeza en tan solo 4 riffs y 5 gritos.

Gloomy tocó el sábado pasado en el De Grot y debo decir que me ha dejado perplejo, un grupo con actitud, composiciones maduras y arreglos arrebatados, temas instrumentales que resultaban complejos pero al mismo tiempo dinámicos. Sin embargo, Gloomy es todo lo que quise escuchar y no pude hace 20 años cuando yo era un adolescente y era mejor oír Metallica que New Kids on the Block o cuando vestirse con una camisa de franela significaba que no escuchabas metal sino hardcore al estilo de Suicidal Tendencies.

El show fue conciso, decidido de principio a fin, casi como una ametralladora que iba dirigida a un público que al parecer eran compañeros de trabajo y/o amigos que sentados en sus asientos solo podían mover la cabeza y el pie sin liberarse de lo que yo, en mi fantasía de 1990, estaría haciendo: Subirme al escenario y tirarme al público antes de que termine Gloomy para luego escuchar a Mudhoney el único grupo que conozco que podría tocar después de esta banda y en esto no quiero ser entendido como irónico porque Gloomy sólo está a la altura de un grupo como Mudhoney…
Para que alucinen mi proyectada chequeen el video que sigue

En ese sentido, la banda que le siguió me hizo pensar no que estaba en Lima en el 2009 sino en Lima en 1993 cuando los grupos trataban de imitar a los grupos Grunge que salían en la tele. Un desfase que pude sobrellevar mirando las piernas de la chica más preciosa de esa noche que observe casi todo el show hasta que me aburrí de verlas, me despedí del cantante de Gloomy y me tocó salir a la superficie de la Plaza San Martin la misma noche que re inauguraron el strip club Palmeras a dos cuadras de allí.



Fiorella 16 + No God + Marco Villalobos Viernes 18 de abril, Elder Olave Domingo 20 de abril, Festival Contacto Centro Cultural de España
mayo 2, 2008, 6:09 pm
Archivado en: Uncategorized | Etiquetas: , , , , ,

Arequipa es la ciudad donde nació mi mamá. He pasado largas temporadas allí. Aunque ya no voy tan seguido (la última fue hace siete años) es una ciudad muy especial para mí. Recuerdo que en mi última visita estaban justo de gira los Manganzoides y tocaron junto a grupos de allá como KWIDE, Rodi Pistols y creo que Los Flechados. La pasé bien, hice varios amigos y tomé muchos huachos. Salí de allí a las 4 de la mañana y todavía seguía el concierto. En general el ambiente underground en Arequipa eran bien punk. Salvo KWIDE, que tenía una onda más oscura (a lo Voz Propia), todo lo que recuerdo de aquel entonces o era punk o metal (de hecho de eso trataban los fanzines que me traje de allá), aunque pude enterarme que la ciudad contaba con una tradición rockera en los 70s y 80s (tiempo después descubrí a los geniales Texao).

Luego apareció Quilluya, que hacía cosas medio de industrial con música andina y algo de trip hop, un híbrido muy interesante y con performances muy intensas. Para un concierto que dieron en Lima, en el bar Yacana, en el 2003, rompieron una pantalla y un teclado de computadora. Nunca olvidaré la imagen de Oscar Reátegui (el extraordinario guitarrista de los poco valorados Dios Hastío) recogiendo unas teclas para llevárselas de recuerdo.

Después empezó a circular por Lima una compilación doble sobre la movida underground arequipeña llamada Sillar & Roll, donde literalmente había de todo. Algo tenía claro, había mucha gente en Arequipa que estaba produciendo cosas. La diversidad de este disco me llamó la atención y es que es muy característico en provincias que todo esté muy mezclado (punk, metal, grunge y electrónica en un mismo concierto). Esa diversidad tiene su propia especificidad allá. Y justamente ese fue el eje central de la conferencia que los arequipeños de Fiorella 16 y No God (dos jóvenes proyectos electrónicos) ofrecieron el viernes pasado en el Centro Cultural de España, como parte del Festival Contacto. Me pareció muy curioso como es que se habían dado procesos tan distintos en Lima y en Arequipa. Ellos señalaban que la movida underground allá empezó como una cosa muy diversa, donde había un poco de todo y el feeling era que compartían el hecho de ser una minoría (una cultura alternativa que iba de grunge a electrónica y metal, como ellos decían). El caso es que poco a poco ellos fueron encontrando gente afín a sus intereses por la experimentación y la electrónica, y así fue constituyéndose una simpática movida electrónica que de hecho cuenta ya con muchos proyectos interesantes, festivales y eventos interdisciplinarios.

En Lima el asunto ha sido al revés. La movida de noise, electrónica y experimental de fines de los 90s surgió con un espíritu de guetto. Estaba la gente noise core entorno a Miguel Tipacti, tiempo después el colectivo Crisálida Sónica, la movida industrial-ambient con Eric Bullon a la cabeza y tenían compilaciones con grupos exclusivamente relacionados al género en cuestión. Cuando a principios del 2000 empezaron a haber festivales estos reunían exclusivamente a proyectos electrónicos y si bien era diverso (había de todos los estilos) resultaba impensable ver algo que se saliera de la línea pauteada (si hasta creo que las baterías eran mal vistas). La cosa es distinta ahora y el asunto se ha ido abriendo. El Festival Contacto es una prueba de eso. Ahora bajo la dirección de Christian Galarreta (El festival ha sido coproducido por El Centro Cultural de España y el colectivo Aloardi), Contacto ha dejado de ser un festival de música electrónica para convertirse en un festival de propuestas musicales autogestionarias y expresiones urbanas. Esto es bien interesante, porque el festival no ha dejado de llamarse Contacto, sigue siendo la misma idea inicial sólo que esta vez abierto hacia propuestas musicales como la chicha, el folklore, el hip hop, géneros musicales que desde ya hace un tiempo convocan a un público bastante diverso. Algo tiene que ver con el boom que existe por los estudios culturales en nuestro medio y al interés que muchos artistas plásticos actualmente tienen por la estética del afiche chicha. Pero esa es otra historia. ¿Qué significa esta diversificación de Contacto? Hasta cierto punto hay algo de clima de época en todo esto. Pero también es cierto que Contacto no ha dejado de ser un festival de música electrónica y experimental (la mitad de artistas presentados eran justamente de dichos géneros). Es un poco como la idea de los festivales Contacta en los 70s que trataron de aunar todas las artes y expresiones o como los conciertos que se realizaban en la Carpa Teatro que incluían a grupos folclóricos, de fusión y grupos punk, etc. Es decir un festival que tiene el subtítulo invisible de ”todas las sangres”. Y me parece super bien el gesto porque permite diálogos, encuentros, (aunque hubiera sido bueno que los exponentes de música electrónica no hayan sido en su mayoría gente asociada a Aloardi, digo, si era tanta la proclama por la diversidad hubiera sido interesante que participe toda la otra basta variedad de propuestas electrónicas y experimentales que hay en Lima, así se muestra cuanta diversidad tiene en sí misma toda esta movida). De todas maneras el Festival Aloardi, perdón el Festival Contacto, ha sido un evento interesante en su apuesta por hacer algo que sea distinto.

Volviendo a Fiorella 16 y No God, luego del conversatorio ofrecieron un concierto. Fiorella 16 presentó algo así como un drone con guitarra que me hizo recordar un toque a Sunn O))) pero quitándole toda la carga oscura, usaba un pequeño hélice para generar los sonidos procesados con pedales y efectos varios. Era simpático el asunto aunque por momentos se volvía una cosa muy dispersa también, como que a los diez minutos se le acabó el combustible. Luego tocó No God, que presentó un set más bien ambient. Se trataba de un trabajo que incluía video y aludía a la contaminación de las playas de Arequipa. Si bien bastante bienintencionado el video, la música tenía también momentos logrados y otros de pura dispersión, sentía que las imágenes pasaban pero la música no evolucionaba o no creaba ese clima que nos hubiese permitido conectar mejor con ese dramatismo que las imágenes sugerían.

Luego se presentó Marco Villalobos, que es un personaje muy singular. Villalobos ha sido guitarrista de un proyecto de improvisación llamado Museo Heterodoxo (donde también participa Adrián Arguedas). Editaron un disco que tenía cosas interesantes, más allá del título de tus temas que se encuentran entre los más huachafos que he visto en mi vida (casi como los de Leuzemia). Villalobos apareció en el escenario con toda la parafernalia clásica de una presentación de un músico académico, de hecho esta era una presentación de música electroacústica. El caso es que apareció vestido en terno y empezó a tocar una guitarra acústica que había conectado a una serie de pedales. Literalmente hizo cualquier cosa, golpeó la guitarra, generaba ecos, la movía, improvisaba con bastante audacia. Era del tipo de cosas que me gusta ver pero por alguna razón lo detesté absolutamente. Sentía que no me estaba diciendo nada, que su música era vacía, sin sentimiento, una experimentación fría, pura demostración virtuosa de vieja escuela avant garde. Sentí que Villalobos vivía en otro planeta que no era el mío. No dudo que Villalobos sabe tocar la guitarra pero un minuto de Fiorella 16 me dijo más que toda su pose de músico “vanguardista” que a mí me parece bien decadente, en todo el sentido de la palabra.

A los dos días fui a ver a Elder Olave, quien era uno de los encargados de cerrar el festival Contacto. Elder también es un guitarrista electroacústico (aunque él usa guitarra eléctrica), también con formación académica y con una ambición experimental. Presentó un par de piezas nuevas y su clásica Santo Lunes. De lo nuevo me gustó la introducción que usó para musicalizar un fragmento del Manifiesto de los Ruidos de Luigi Russollo. Fue un inició bastante espectacular y que hacía preveer una experiencia muy radical. Pero todo se vino abajo cuando las imágenes empezaron a cambiar y de Russollo pasamos a la galería de fotos de hi5 de Elder. Y encima sólo fotos suyas en esas típicas poses de “músico”. Un ejercicio de vanidad que le restó méritos a una presentación que prometía bastante. Más allá de eso sentí un poco de descontrol en sus piezas nuevas, a veces parece que lo aleatorio de sus pedales termina tomando la batuta. En fin, siento que Elder tiene aún mucho por descubrir una vez que rompa con esa solemnidad que el circuito académico suele tener.

Personalmente no fue la música electrónica y experimental lo que más me llamó la atención de Contacto, sino grupos como Cartel Callao (hip hop), Naranjita (folklore) y Los Shapis (Chicha), que fueron las grandes sorpresas del Festival.

Luis Alvarado



RADIO HUAYCO – Viernes 18 de Abril. La noche de Barranco
abril 21, 2008, 8:59 am
Archivado en: Uncategorized | Etiquetas: , , , , ,


El viernes pasado sentía una especie de tensión en el ambiente, había luna llena y un amigable chico me decía en un bar frente a la U. Católica que esa noche se iba a su casa porque la luna llena lo ponía nervioso. Esa misma noche se presentaban los “restos” de The Doors en un show un poco caro si lo comparo con el otro show de esa noche, al que llegue de puro animado. En La Noche se presentaba Radio Huayco a 10 soles la entrada, eran las 11 y 45 y Radio Huayco ya había comenzado su show. Lo primero q me llamó la atención era que el público parecía muy cómodo sentado y los que estaban parados en el segundo piso parecían disfrutar el concierto.

Mientras veía eso un amigo mío me decía, “Esos tipos no saben tocar cumbia”, mientras bajaba las escaleras una chica me saludaba emocionada diciéndome “No te parece un grupaso?”.. Me senté en las escaleras un poco confundido mientras pensaba. “Quizá necesito algo de hierba” y conocí a la chica que vendía las entradas en la puerta. Me dijo que le encantaba todo lo relacionado a la danza, estaba estudiando marinera y le gustaba el flamenco.

Las cosas pueden ser difíciles de describir cuando solo estas 20 minutos en un concierto porque ya sabes como va a acabar la función. La función acabó y pensaba en las piernas de la bailarina del grupo vestida de Mujer Maravilla también pensaba en lo bonito que le quedaba el vestido a Katia pero no había podido escuchar nada de lo que estaba haciendo tras la laptop. En el cantante que me parece que le debe de haber dolido no poder ir a ver a The Doors porque justo ese día tenía La noche libre para que toquen. En lo bien que tocaba Efraín y lo bien que parecía sentirse haciendo lo que hace.

RH

Radio Huayco: Adivina quien es quien

Esa misma tarde había almorzado junto a la mamá de un amigo muy querido, su mamá es super onda y mientras discutíamos sobre el nombre del nuevo partido de Susana Villarán mi amigo con mucha ironía contó una anécdota dijo:

“Un par de amigos estaban en el Bar Superba y allí estaba el poeta Antonio Cisneros, Alfredo Bryce y toda “la gentita”, entonces mis amigos se acercaron para iniciar la conversación o para pedir un autógrafo, no sé, y Antonio Cisneros dijo “ A ver chicos les hago una apuesta, seguramente ustedes estudian antropología, sociología o literatura en la Católica”, y justamente mis amigos estudiaban esas carreras en esa universidad”- ellos le preguntaron cómo pudo adivinar eso a lo que Cisneros contestó “Solo los pituquitos hijos de izquierdistas estudian esas carreras inservibles y no estudian algo que sirva de verdad”.

Me he puesto a pensar en esta historia que mi amigo, hijo de izquierdistas de clase media alta, contó porque Cisneros pudo reconocer a esos chicos cruzando media palabra con ellos quizá por la forma en que se vestían o por cómo hablaban, una sensación parecida pero sin el despreció que puede tener el comentario sentí cuando miraba a Radio Huayco en el escenario. Era como ver un discurso en forma de grupo pero no un grupo en forma de discurso. Eso le cambiaba el gusto, más aun cuando el cover del tema de Mario Bros parecía un recurso chistoso que tocó a cierta gente que de alguna forma parecía identificarse con el discurso del grupo. Sin embargo, esa noche no sentí que los músicos arriesgaran lo suficiente como para hacer del riesgo parte de su discurso.

Radio Huayco fue un éxito el último viernes y me da mucha alegría por ellos sin duda lo raro era que algo como RH no existiese cuando es imposible no darse cuenta que El Grupo 5 es el grupo musical más exitoso en todo el país.

Esa misma noche cuando el concierto ya había terminado una chica se acerco y me dijo que RH era su grupo preferido, yo le dije “Si te gusta el libro de Jorge Bruce sobre el racismo de hecho te va a gustar este grupo”, ella me dijo que había leído el capitulo sobre la estética del libro y que le había fascinado”…. Esa noche tomé mi taxi de vuelta antes de llegar al Trapiche junto a los fans de RH y le pregunté al taxista que tenía 23 años si había leído el libro de Jorge Bruce, me dijo algo así como “Quién será ese brother” llegué a mi casa y me puse a pensar “Qué pasa si el libro de Jorge Bruce no te gusta” y luego pensé que no era tan importante.

MAko



Olayasoundsystem- Jueves 13 de Marzo Watajel (último día)
marzo 22, 2008, 6:38 pm
Archivado en: Uncategorized | Etiquetas: , , , ,

Desde hace un tiempo me di cuenta que lo más interesante que originó la industria musical en el siglo XX en Occidente, viene en buena medida de un replanteamiento de expresiones de la cultura negra en contextos diferentes. De una buena manera siempre me sirve pensar cuando veo a un grupo de rock que quizá todo podría ser análogo a algún guitarrista negro ciego viviendo una vida de mierda en el sur de Estados Unidos y simplemente expresándose de una manera organizada. O cuando escucho a un grupo tan popular para cierta gente como Justice saber que todo comenzó por otra generación de negros viviendo una vida de mierda en Detroit o Chicago.

Quizá en ciudades como Lima esa conciencia de entender la música a partir de comunidades que se diferencian por rasgos raciales no es tan fácil de aceptar. En gran medida porque, aunque no lo parezca, existe una uniformidad racial que busca diferenciarse por el “conocimiento” ya sea este callejero o intelectual.

olayas

Candidato a flyer de la temporada

 

Olaya Soundsystem no parece ser tanto un “colectivo” como si amigos o conocidos que sienten un gusto musical común. En ese sentido OS no es una comunidad racial que vive una vida de mierda sino una comunidad formada por el gusto en un estilo o estilos afines al reaggea Dancehall, Ragga, Regeatton y MC Culture.

Todos géneros musicales provenientes de raíces negras, Jamaiquinas en una ciudad en donde lo negro esta asociado a la Salsa o la música Afroperuana, OS de esa forma es un caso peculiar ya que en el show del jueves pasado ni siquiera parecían pertenecer a la escena reaggea de Lima con algo más de tradición.

Mientras tanto, me encontraba bailando con mis dos amigas a las que invité al show y miraba que para cierta parte del público recurrente al Watajel OS podrían ser un grupo de loquitos que parecían estar dando todo de sí para que la gente disfrutara de un buen momento un momento que les costaba entender.

Algún MC mejor que otro pero en resumidas cuentas un show para disfrutar bailando. Si bien los éxitos en la pista de baile parecieran ser los clásicos radiales de finales de la década pasada, lease “El General”, “Vico C” y demás. Existieron duos de MC´s, conectados al “Selector” que me hicieron pensar que los integrantes de OS eran algo más que “loquitos” sino q más bien me hicieron “alucinar” que estaban creando una comunidad a partir de una diferenciación de lo intelectual pero que invitaba a cierta conciliación con lo callejero o al barrio como comunidad. Basados en algo que es poco común en rock y menos en el techno que es hablar sobre lo que está pasando en el momento. En ese sentido el momento para ellos era estar en Barranco a la media noche con los amigos, tomando, fumando y cantando frente a chicos de 18 a 22 que no habían ido necesariamente a verlos cantar y que eran la mayoría.

olayas

Olayas Dance Crew (Callate y baila de una vez!!) –Foto: G. Arteaga

 

Irónicamente Olaya Soundsystem ofreció el mejor show que podía dar con el peor soundsystem al que he tenido ocasión de escuchar en tiempo, creo q el babyshower de mi tía tenía un mejor equipo de sonido!!. Y eso hizo que mi alucinación se quedara solo un poquitín más que eso y no en una realidad. Ya que me resulta claro que la preocupación por el sonido y en especial por el poder de los grabes en los parlantes es en buena forma lo que hizo que este tipo de músicas fuera lo que es en la actualidad alrededor del mundo. Este percance hizo que alrededor de las 2 de la mañana los parlantes estaban hechos mierda con el volumen a tope y con una saturación atroz. Mientras esto pasaba una de mis acompañantes me dijo “Este tema suena más agresivo” un buen resultado gracias a un error que podría ser utilizado en el futuro pero con un soundsystem aunque sea básico.

Conversando con uno de los integrantes del grupo me dijo que el Watajel no tiene un equipo de sonido y que ellos tuvieron que traer el sonido de sus casas, algo fatal para cualquier local nocturno que piensa que puede crear un buen ambiente con los parlantes del minicomponente Sony de la casa del dueño y algo fatal para Olaya Soundsystem que no paro de sonar hasta las 4 am (imagínense ya ese sonido) Sin embargo debo decir que el Watajel tiene el portero más cool del que he tenido el placer de conversar y tratar en los últimos meses, una persona de barrio, elegante, cortés, que le llega al pincho quizá su trabajo pero que igual lo hace bien.

Sin duda sentí que ese jueves tenía que estar allí aunque a veces sientas que el portero tiene cosas más interesantes que decir que la gente que estaba dentro del local… igual— todos tenemos el derecho de hablar y la opción de escuchar también y mientras se baila eso estaría quizá mejor. Y más en un barrio que te hace comprar alcohol de forma “ilegal” pasadas las 3 am. Esa noche fue la última noche del Watajel si pasan por allí encontrarán una pared de cemento en la entrada del local.

Maco

 



LOS ECOS, JUANECO Y SU COMBO, LOS ILUSIONISTAS, LOS DESTELLOS– LA CHOZA LATINA. SÁBADO 15 DE MARZO.

 

El sábado pasado estuve en la Choza Latina, un restaurante de comida típica ubicado cerca del centro comercial Polvos Azules. Tocaban allí Los Ecos, Juaneco y su Combo, Los Ilusionistas y Los Destellos, o sea la crema y nata de la cumbia peruana, reunidos para homenajear al gran Enrique Delgado. El homenaje incluyó una misa de honras que se realizó a las 5.30 de la tarde en la iglesia Nuestra Señora de las Victorias frente a la Plaza Manco Capac. Terminada la misa se recorrió la imagen de Enrique Delgado hasta el local del concierto. Los flyers del evento mostraban al guitarrista sosteniendo una paloma, en medio de nubes, al lado de la imagen de Jesucristo. La frase “El creador de la cumbia peruana” escrita en la parte superior del flyer hacía ver a Delgado como un icono sagrado. No es para menos tal muestra de devoción, Enrique Delgado, fundador de Los Destellos, fue el big bang de la cumbia peruana en los años 60s y ha sido, y sigue siendo tras su desaparición, uno de los artistas más influyentes de la música peruana.

 

homenaje destello
Enrique Delgado (Ahora le toco cumbia a Jesús y soy feliz)

Llegué al concierto alrededor de las 8 de la noche. Los Ecos tocaban para un reducido público aún pero el ambiente ya estaba listo para la fiesta. Los Ecos son una orquesta también muy antigua y a diferencia de Los Destellos y Juaneco, parece que conservan más miembros originales. El cantante anunciaba todo el tiempo un programa de radio y llevaba puesto un polo de Bob Marley. En un momento hizo unos fraseos reaguetoneros no del todo afortunados. El show terminó y subió Juaneco y su Combo. Una avalancha de gente se plegó hacia el borde del escenario donde estaba la pista de baile y empezó la fiesta.

Soy un pésimo bailarín de cumbia, lo descubrí ese día que bailé hasta quedar en el piso del cansancio. En un momento mis amigos y yo nos quedamos mirando al grupo. El cantante (mucho mayor que todos los demás integrantes y el único miembro original que queda en el grupo) estaba vestido como shipibo y alentaba a todos a gozar. “¡Date el gusto!” decía en medio de guitarras melodiosas y ese swing imparable que tiene el conjunto. “Mujer hilandera” sonó increíble. Dejé de pensar mucho. Estando allí sólo podías ser parte de la euforia colectiva. Esperaba con ansia que toquen “Vacilando con Ayahuasca” pero no ocurrió. Vinieron otros temas clásicos. Y estaba seguro que Los Destellos tampoco tocarían “Onsta La Yerbita” (y no la tocaron) pero no importa, igual la pasé increíble.

Cuando acabó de tocar Juaneco subieron Los Ilusionistas. Era una banda que no estaba anunciada. Alguien me dijo “ese es el de “El árbolito””. El guitarrista la rompía, tenía lentes oscuros y el cabello algo crecido y estaba vestido de negro. A la distancia parecían unos rockeros. Tenían que ver la forma como tomaba su guitarra el tipo de Los Ilusionistas, con elegancia y disfrutando de cada timbre que le arrancaba a su instrumento.

Muchos de los creadores de estos conjuntos deben haber tenido en la cabeza, además de huayno y cumbia, algo de surf rock, quizá Morricone y de hecho a Santana. Es una fusión muy particular, una suerte de cumbiadelia. Y los amos y señores de todo esto son Los Destellos. ¿Han visto que la portada de su legendario disco “Constelación” de 1971 es justamente una imagen del espacio exterior?

Cuando Los Destellos estuvieron en el escenario y sonaron los punteos de “Patricia” el asunto fue pleno. Que tal guitarra, que tal canción, que tal ritmo. Que impecables. Pueden hacer bailar hasta a una piedra. Era el clímax de la fiesta. Era divertido ver al Mix, conocido melómano de las galerías Brasil, con su polo de los Hellacopters bailando al pie del escenario como si estuviera en un delirio químico.

amigos de los destellos

Seguidores de los Destellos esa noche (Dónde queda Galerías Brazil?)

 

Es cierto que ya no son Los Destellos, no hay ningún miembro original, es sólo la música la que ha quedado, pero eso no importa aquí sino la fiesta. Quien dirige a esta nueva formación es la hermana de Enrique Delgado, que se viste como cantante de tex mex, toda de plateado o dorado y agita las maracas y alienta al público a bailar. Tocaron hasta el amanecer, pero ya no había fuerzas. Habían sido más de 6 horas de fiesta.

De regreso pensaba que este era ese tipo de conciertos a donde podría venir con mis padres y ellos se divertirían tanto o más que yo.

Estando en casa escribía mientras escuchaba “El Gran Cacique” de Juaneco y su Combo, un disco increíble. Sonaba “Bolero para ti”, un tema lento y melancólico que parece a Los Belkings. Y por enésima vez mi papá se acercó a decir, “esa es música de mi época” y empezó a dar unos pasitos. Luego se fue diciendo: “toda música pasada siempre es mejor”. He escuchado decir eso tantas veces. Luego sonó “La incógnita” un tema más movido y mi papá regresó como un rayo dando unos pasos que ya quisiera yo haber podido dar ese sábado. Qué placer le subía por la cara mientras bailaba.

Luis Alvarado

Los Destellos se presentarán este sábado 29 de Marzo, en el Jiron José Balta 332 Carabayllo.

Altura Km 20 de la Av Tupac Amaru

 

 

JIRON: JOSE BALTA 332 Alt. Km.20 Av. Tupac Amaru




Primer Encuentro + Ida. Centro Fundación Telefónica. 07 de marzo
marzo 13, 2008, 9:44 pm
Archivado en: Uncategorized | Etiquetas: , ,

Los conciertos que se hacen en el Centro Fundación Telefónica a veces son notables, a veces regulares y a veces muy malos. Tiene que ver con el tipo de propuestas que se ofrecen (electrónica y experimental) y al hecho más que evidente que no todo lo que se produce localmente, en ese sentido, está cuajado. Se trata de una movida con mucha gente joven y aún hay mucho por hacer y madurar. En todo caso, si de algo estamos seguros es que siempre podremos ver allí a proyectos nuevos y enterarnos de que cosa está ocurriendo en dicho circuito.

El viernes pasado fui a ver allí a Ida y a Primer Encuentro. A ambos proyectos los había visto más de una vez. Ida suele tocar muy seguido en un local del centro. Su líder Álvaro, es un tipo muy entusiasta con la movida electrónica y ha acondicionado su casa taller para realizar conciertos cada cierto tiempo, siendo un punto de encuentro de todos los electrónicos, noise kid, pop kids y demás habitantes de la pequeña pero ecléctica movida underground. Primer encuentro es el grupo de Martita, baterista de Moldes, un grupo de indie rock muy melodioso y garagero que cuando conectan bien sus cosas suelen hacer tocadas increíbles.

IDA- “Habrán mejores noches”

IDA

Primer Encuentro fue el encargado del abrir el concierto. Cuenta con muchos invitados que cantan o la acompañan con un instrumento: Tomás Tello (Electrocombo Rural), Kate y Joy (Sonoradio) y Efrén y Katia (Moldes). Eso le suele dar a sus presentaciones un espíritu de colectividad muy simpático, al menos ha sido así otras veces. No esta. Por alguna razón la magia de otras fechas esta vez no funcionó. Me quedo con la primera parte del concierto, donde Martita y Tomás tocaron juntos unos temas instrumentales, ella con su laptop y él con un teclado y unos pedales, creaban una combinación melodiosa entre sonidos digitales y analógicos. Hasta ahí la cosa estaba bien. Lo que parece ser una mala prueba de sonido y algo de nerviosismo, creo, debe haberles jugado una mala pasada, algo que puede tener que ver con ser nuevo en esto (creo que no serán más de 4 conciertos los que ha dado Primer Encuentro) y esto me parece importante porque es muy común entre esta movida under cierto descuido técnico con su sonido (los sonidistas en esta movida prácticamente no existen). Para el momento de las canciones (que tienen una nota pop electrónica de cierto aire etéreo, hubo incluso un cover de los mismos my bloody valentine, algo de por sí heroico pero vale el atrevimiento de traducir a un lenguaje humano un tema tan marciano como cualquiera de my bloody), y luego de una gran introducción instrumental, la cosa empezó a decaer (un tema tuvo que volver a repetirse ante un pitillo incontrolable que casi me vuela los oídos). Por ahí irían mis quejas, por el lado más técnico (el sonido atrás llegaba pésimo). En otras ocasiones he escuchado estas mismas canciones y creo que son muy buenas. Si algo tiene Martita es que con pocos elementos crea temas redondos y de mucha emotividad, pero hay que tomar en cuenta que un concierto no puedo hacerse sin estar convencido de que la cosa sonará bien (que suene como tu necesitas que suene), no por vana exquisitez sino porque el mal sonido puede echar a perder una presentación y hacer sentir que unas canciones buenas no lo son realmente. Una última cosa la secuencia de temas también tenía un poco de desorden y entre la salida de un cantante y el ingreso de otro pasaban horas…zzzzzzzzz

Lo de Ida estuvo mejor desde el punto de vista técnico. La cosa ha cambiado bastante desde la salida de Mauricio del proyecto y ahora Álvaro ha llamado a sus filas a Giancarlo (trompeta y voz) y al chino Hamman (voz) de Viajeros para que lo acompañen en la banda. Como dije, técnicamente estuvo bien, el sonido tenía buenos graves, las voces eran nítidas. Todo bien. Todo lo demás mal. Entiendo que el proyecto atraviesa por una fase de replanteamiento y que del techno ambient dark la cosa se ha convertido en una suerte de pop ligero de base electrónica y con una fuerte presencia de la voz que repetía cosas sobre el sol y el espacio. Lo de las letras vaya y pase, lo entiendo y tiene su feeling pero acentuar de esa manera la voz hacía que el asunto bordeara lo kitsch. La cosa tenía más vuelo cuando los temas eran instrumentales. Álvaro tiene buen sentido del ritmo y sabe crear atmósferas y eso se pudo apreciar en esos temas que prescindían de la voz. Creo que Ida está en busca de un giro nuevo y ha logrado cosas interesantes, pero estos experimentos con el pop tienen aún mucho que rebanar.

Luis Alvarado

Este viernes 14 en La Casa Ida se presentará Danny eM, Pestaña, Bruno Macher, Leche Plus y The squirts
Casa IDA–
Colmena 767 lima

 



Plug Plug, Las Doñas y 3 grupos más que no vi. Mochileros –Martes 4 de Marzo.
marzo 13, 2008, 9:22 pm
Archivado en: Uncategorized | Etiquetas: ,

Había escuchado a Plug Plug un par de semanas antes en La Noche, abriendole el concierto a “The Fucking Ocean” tocando después de un grupo de Hard Core brazileño fatal…y me habían gustado mucho, en la medida en que el cantante interactuaba con el público y le daba un ambiente previo a cada tema en donde el público participaba de forma pasiva pero había una conversación que fluía entre público y banda. De esa forma ese concierto comenzó muy frío y finalizó haciéndome creer que Plug Plug era el grupo revelación en la escena punk de Lima también porque en lo musical proponían algo que para su público parecía resultar nuevo y bien tocado, un buen grupo.

Con esa experiencia previa, me anime a ir a ver Plug Plug por segunda vez, la noche del martes en Mochileros. Le dije a mi amiga Gloria que justo había salido de vacaciones para ver al grupo y ella se animó a ir sólo porque estaba de vacaciones. No se muy bien que le pasaba al tipo que cobraba las entradas pero no parecía llevar muy en cuenta su rol al dejarme pasar y luego de un rato cobrarme la entrada. Igual sentía que después de tiempo no estaba en mi territorio, no conocía ni al q vendía las entradas ni a la gente que estaba sentada y tampoco a los grupos que tocarían esa noche.

Por suerte encontré a mi amiga sentada en la barra esperándome y Plug Plug tocaba frente al público más aburrido que he visto desde que llegué a Lima, chicos de 20 a 25 años sentados en mesas que no tenían ninguna jarra de cerveza, aplaudiendo fríamente después de cada tema. En ese momento hice rewind y me quedé pensando en las razones que tienen los bares en obligarte a ver conciertos mientras consumes alcohol en sus locales como también en la buena voluntad de esos mismos locales de brindar un lugar para hacer conciertos sabiendo (espero) que no es un negocio para ellos vender alcohol.

El show fue aburrido en gran parte porque el grupo parecía frió y el público aun más, Garzo (el cantante) parecía que recién se hubiera bañado pero cuando le pregunté a Kamilo el bajista de PP que me parecía “extraño” que la gente esté sentada mirando su show me dijo q a el le parecía bien porque la gente se concentraba en la música. En ese momento hice rewind por segunda vez y me hizo recordar las razones que esgrimía MTV para hacer su serie “Unplugged” haciendo q tanto los músicos como el público se sentara a escuchar a su grupo de rock preferido para supuestamente “elevar” el nivel musical haciendo versiones acústicas y hacerte sentir sentado en tu mueble que no te estas perdiendo tanto cuando vez a todos tan sentados como tu.

unplugged      Unplugged ?

 

 

La gran diferencia es que el concierto de PP del martes no fue un concierto acústico sino más bien fue un concierto de Hard Core con un público HC sentado, no sé si eso tiene tanto sentido ahora que lo pienso.

Bueno, todo era un sin sentido hasta que apareció el grupo Las Doñas, 4 chicas que definitivamente no eran punks, no fueron avant gardes, tampoco indie y por suerte en ese escenario no fueron nada más que 4 chicas pasándola bien, tocando de forma correcta y sin siquiera querer demostrar cuan buenas eran. Si bien su posición frente al escenario parecía como si le estuvieran tocando el concierto a sus familiares en el cumpleaños de la primita de una de las integrantes. Por un momento convirtieron Mochileros en su propio mundo, mundo inocente, sin preocupaciones. Hacía la mitad del concierto me llegue a sentir como un invitado a la fiesta de la primita de alguien y eso fue una buena sensación.

Aunque su nombre me hace recordar a versiones locales no tan felices de hacer traducciones de grupos como “Los Moldes de Pichi”, el nombre “Las Doñas” tiene algo diferente a “The Donnas”.

Si bien el grupo parece tener un desvalance musical en que pone del lado más cool a la guitarrista y la cantante y del otro lado a la baterista y la bajista que no aportan tanto en ese campo como si en una imagen “inocente” en un concierto Punk esa combinación llegó a ser hasta atrevida.

Y corriendo el riesgo de que la inocencia y la dulzura de su arroz con leche termine convirtiéndose en algo empalagoso. Esa noche Las Doñas no lo fueron en gran medida porque la guitarrista tocaba la guitarra tan bien y con tanta actitud que te hacia equilibrar lo “sanas” que se mostraban sus compañeras en escena. Efecto que se vio más claro en el cover de los Pixies que hicieron.

En ese sentido no sé que hicieron Las Doñas que Plug Plug no hizo minutos antes para hacer un buen concierto (se que son casos musicales diferentes) pero creo q en parte fue que no tomaron en cuenta de que existían 50 chicos en el público sentados que en su mayoría las podían ver como objetos sexuales sin talento. Fueron ellas mismas, se hicieron respetar de principio a fin y compartieron sin ninguna pretensión “artística” ni “rockera” ni “moderna” un mundo que era consecuente con el como se movían, como se vestían y la manera en que tocaban, las Doñas esa noche se convirtieron en lo más cool que había en Barranco un martes a la 1 de la mañana incluso para mi amiga Gloria, quizá al punto que ver un buen show puede tener fines terapéuticos. El último pensamiento de la noche fue “Quizá en 3 años este grupo podría ser un grupaso!”

Mako

Plug Plug y Las Doñas se presentan este 29 de Marzo en Botero Bar junto a Korrosión (Chiclayo), El mundo de Pecval y más en un concierto pro fondos para el primer album de Plug Plug

Botero Bar — Lima 906. Plaza Butters -Barranco




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.